CARTA DEL DIRECTOR

Queridos amantes del arte y amigos del MALI,

En diversos ámbitos patrimoniales e intelectuales, el MALI es un museo pionero en el Perú. A través de sus colecciones de arte se ha convertido en depositario de algunos aspectos claves de la memoria visual del país, asumiendo el reto de articularse y representar a una comunidad muy diversa y en constante construcción. Por ello, más allá de difundir un acervo histórico que resume cerca de tres mil años de historia en sus salas de exhibición, el museo busca generar reflexiones en torno a aquellas narrativas que emergen desde géneros y áreas de creación artística que permiten al ciudadano replantear sus vínculos con la cultura e historia contemporánea, aquellas narraciones que han sido escritas por generaciones recientes y en las que hoy participamos activamente. Entre los nuevos territorios y áreas de interés significadas por el museo está el incluir en sus colecciones y ámbitos de investigación la producción estética que caracterizamos bajo categorías como diseño y tradiciones regionales.

En la XIV Subasta de Verano del MALI 2020, presentamos una selección de obras que en su conjunto y de manera orgánica, busca explorar algunos de los escenarios claves para el entendimiento de una historia y genealogía del diseño peruano, desde sus orígenes y vínculos con las artes aplicadas y las tradiciones regionales hasta su desarrollo en paralelo con el arte de nuestro tiempo, así como sus expresiones en el diseño utilitario y de moda. Esta visión histórica, que invita a reconocer aquellos valores y símbolos que ponen al descubierto lo mestizo y cosmopolita de nuestras artes, no desconoce los territorios de tensión que emergieron a lo largo del siglo XX entre el arte “culto” y las tradiciones artísticas regionales. Sin embargo, busca repensar estos espacios de discusión como potenciales escenarios de encuentro y transformación, donde materiales, técnicas, conceptos y artistas-creadores convergen y dialogan. Ello deviene en la materialización de objetos, experiencias y valores en los que se manifiestan algunos de los signos más evidentes de la identidad del arte y la cultura peruana.

En esta XIV Subasta de Verano del MALI, queremos resaltar tanto aquellas obras que gozan ya de un lugar privilegiado en la historia del diseño y el arte peruano, como aquellas que juegan un nuevo rol en la representación de géneros e identidades artísticas, tanto individuales como colectivas, tal y como queda expresado en varias de las piezas únicas que atraerán la atención del coleccionista y el amante de la belleza.

Para el MALI, institución que basa su economía en la filantropía, donaciones de sus patronos, la generosidad de auspiciadores e ingresos propios, la subasta representa uno de los principales pilares sobre el cual se apoya para continuar ofreciendo a todos arte y cultura de la mayor calidad.

Es por ello que les quiero invitar a descubrir y disfrutar las propuestas de la nueva Subasta de Verano MALI 2020 y, sin duda también, a adquirir las numerosas oportunidades que ofrece en esta ocasión.

Bartomeu Marí
Director del MALI