PESE AL RECIENTE INTERÉS QUE HA DESPERTADO, LA GRÁFICA PERUANA DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX CONSTITUYE AÚN UN CAMPO INEXPLORADO PARA INVESTIGADORES Y COLECCIONISTAS. SU PAPEL CRUCIAL EN LA HISTORIA DEL MODERNISMO, SIN EMBARGO, RESULTA EVIDENTE AL CONSIDERAR LA INCLINACIÓN GRÁFICA QUE TUVIERON LOS PRIMEROS ENSAYOS LOCALES DE PINTURA GEOMÉTRICA EN LA DÉCADA DE 1950. A SU VEZ, FUE EN LA DÉCADA DE LOS SESENTA QUE EL AUGE DE UNA NUEVA CULTURA DE MASAS DE CUÑO COSMOPOLITA ASUMIÓ LAS FORMAS PLÁSTICAS DEL POP, Y POSTERIORMENTE, LLEVÓ A LA APLICACIÓN DE DICHOS PRINCIPIOS A UNA GRÁFICA DE ORIENTACIÓN POLÍTICA. LOS AFICHES REUNIDOS EN ESTA SECCIÓN NO FUERON CONCEBIDOS EXCLUSIVAMENTE COMO PIEZAS DE ARTE DESTINADAS A LA EXHIBICIÓN EN CÍRCULOS ESPECIALIZADOS, SINO MÁS BIEN, FUERON PENSADAS COMO UN VEHÍCULO PARA LA DIFUSIÓN MASIVA Y LA PROMOCIÓN DE IDEAS. EN ESE SENTIDO, EL SOPORTE GRÁFICO RESULTÓ EL CANAL IDÓNEO PARA PROYECTOS DE CORTE CRÍTICO Y SOCIAL. POR OTRO LADO, EL TRABAJO RECIENTE DE ESTUDIOS DE DISEÑO GRÁFICO PERUANOS SE VALE DE LA SÍNTESIS DE RECURSOS VISUALES PARA LA ELABORACIÓN CONCEPTUAL DE DISTINTAS TEMÁTICAS, COMO EL TERRITORIO DE LA COSTA O EL LEGADO DE NUESTRAS CULTURAS MILENARIAS.